Dieta cruda para gatos
Articulos traducidos del ingles al español

Algo de historia


Hoy en día, el gato es una de las mascotas más extendidas. El gato ha superado en número a otras mascotas de compañía en muchos lugares. Los gatos ocupan un lugar muy importante en la vida de sus dueños, y para muchos son parte de su familia. En resumen, el gato se ha convertido en un foco de apego y afecto por los seres humanos que a menudo están dispuestos a hacer cualquier cosa y todo lo necesario para proporcionar a sus felinos una vida saludable, larga y feliz.

Este deseo y la voluntad de cuidar de un gato, ha dado lugar a algunas mejoras significativas en la salud y en la longevidad de los felinos en la actualidad.  Por ejemplo, se han reducido en gran medida la incidencia de las enfermedades más infecciosas en las poblaciones de gatos.  Además al vivir los gatos en el interior de las casa, se han reducido notablemente las muertes y lesiones en los gatos a causa de accidentes automovilísticos, ataques de perros o animales silvestres.  La esterilización rutinaria y la castración de gatos domésticos ha afectado positivamente el número de gatos abandonados y descuidados que luego son sacrificados en algunos "refugios".  Desafortunadamente, esta especie ha pagado, no obstante, un precio por el mayor nivel de atención que recibe de los millones de dueños de gatos . Ese precio es la pérdida de la salud relacionada con la mala nutrición en forma de comidas secas para gatos comerciales.

En primer lugar, para entender mejor, estos son algunos antecedentes sobre la evolución del gato.  El gato doméstico de hoy evolucionó a partir de una o más pequeñas especies de gatos salvajes de África y del sur de Europa.  El entorno en el que estos gatos progenitores se desarrollaron era con escasa vegetación y pequeños animales como presas, haciendo que este mamífero depredador  dependa de la carne y de los nutrientes energéticos primarios, proteínas y grasas, para su sustento.  Con el tiempo esta especie reorganizo drásticamente sus procesos para la extracción de energía de la dieta.  Es decir, el gato utiliza proteínas de la dieta para la producción de energía de rutina a un alto nivel, incluso en situaciones en que las proteínas de la dieta son muy limitadas.  Debido a estas "elecciones" evolutivas hechas hace mucho tiempo, el gato rápidamente comienza a consumir sus proteínas estructurales para la energía durante la inanición o en dietas restringidas en proteínas).  En resumen, el gato es un "discapacitado en carbohidratos" con una enorme dependencia de las proteínas!

Teniendo en cuenta lo anterior, no es de extrañar que ahora nos encontremos con muchos de nuestros pacientes felinos gordos, perezosos, y, finalmente, diabéticos.  Mas allá de todas nuestras buenas intenciones en transformar a los gatos en una mascota mimada, los seres humanos hemos hecho a la especie un tremendo daño alimentándolos con una dieta mucho más apropiada para una vaca que para un carnívoro obligatorio.  Debido a la tecnología de la producción de los alimentos secos, estos están cargados de carbohidratos a partir de los cereales que contienen.  Los hidratos de carbono son absolutamente necesarios en el proceso de extrusión de estas dietas secas;  básicamente los alimentos secos para mascotas son cereales ,con un poco de harina de carne (añadido para palatabilidad).  Además, como estos cereales se someten a procesamiento con alta temperatura y presión durante la extrusión, se convierten en pre-digeridos y entran en el torrente sanguíneo del gato esencialmente como "azúcar".  Nada en el desarrollo evolutivo del gato, está preparado para esta "comida chatarra".

No todos los cereales son creados iguales, por supuesto.  Algunos tienen mucho más altos índices glucémicos que otros, lo que significa que causan un mayor aumento de la glucosa en la sangre cuando se consume se digieren.  Tal vez, el más ofensivo de todos los cereales utilizados en los alimentos para mascotas es el maíz (del que se deriva el jarabe de maíz, que da una buena idea de la cantidad de azúcar que contiene en realidad).  Debido a que es abundante y barato, el maíz es uno de los cereales favoritos utilizados por la industria de  alimentos secos para mascotas.  Lamentablemente, incluso los más caros, llamados "alimentos para mascotas secos Premium" contienen altas cantidades de este ingrediente.

El gato se desarrolló en un ambiente rico en proteínas y grasas, pero deficiente en hidratos de carbono. Por lo tanto, no sólo el gato relativamente incapaz de manejar grandes cargas de hidratos de carbono repetitivas (que están incluidas en la comida seca) sino que también es incapaz de responder apropiadamente a la relación entre la cantidad del consumo y la satisfacción apetito.  El resultado final es que los gatos comen en exceso, inundando constantemente sus sistemas con sobrecargas de glucosa, además de sufrir oleadas repetidas de insulina del páncreas y acaban convirtiéndose en obesos.  Para un gran número de gatos, sus sistemas metabólicos se "abruman" por esta cadena de acontecimientos (a causa de la mala dieta)y sufren un incesante "estrés en el páncreas", lo que resulta en la diabetes.

¿Cómo y por qué una industria de alimentos para mascotas "conspira" para imponer su comida para gatos de mala calidad, vendiéndola en puntos de venta exclusivos como veterinarias o tiendas de mascotas? Para empezar a responder a esta pregunta, tenemos que volver, una vez más, en la historia.

A mediados del siglo pasado, no había alimentos para mascotas comerciales .  Los animales de compañía se alimentaban de los restos de la mesa de sus dueños o de descartes del carnicero local.  Sin embargo, durante los años 50 y 60, el mercado de alimentos para perros comenzó a crecer.  Empresas como "Purina Mills", una compañía de procesamiento de granos de cereales, reconocieron este mercado emergente y empezaron a hacer galletas horneadas para perros.  Con el tiempo, Purina y otras compañías de cereales comenzaron a producir alimentos perros con la misma tecnología utilizada en la fabricación de cereales para el desayuno para los seres humanos.  Empezaron a utilizar "restos" de cortes de carne que no servían. Debido a su conveniencia, estos alimentos tenían un atractivo para los dueños de perros.

Por desgracia, estos primeros intentos de producir alimentos para perros fueron llevados en su totalidad por el deseo de encontrar usos rentables para el exceso de productos básicos, especialmente maíz y otros granos, así como la carne no apta para el consumo humano, en lugar de un deseo de proporcionar genuinamente la buena salud a los perros que las consumían.  La carne en lata de Alpo (otra de las industrias, de EEUU) estaba completamente sin suplementos para mantener el equilibrio de vitaminas/minerales, y causó enfermedades carenciales graves en los perros que las consumieron, como la mayor parte o la totalidad de su dieta.  Como resultado del escándalo resultante, la empresa decidió añadir un suplemento de vitaminas/minerales en general a su carne en conserva, y todos los demás procesadores siguieron su ejemplo.  Purina y otras compañías que hacían los alimentos para perro también comenzaron a añadir vitaminas y minerales a sus dietas secas, que fueron comercializadas como un complemento de carnes frescas o de alimentos cárnicos.

Las décadas fueron pasando y los dueños de perros, cada vez compraban mas de estas dietas para sus perros, debido a los precios, y la comodidad de conservación.
Las empresas productoras de alimentos para mascotas, respondieron a esta demanda del mercado mediante la adición de ingredientes de proteína en un intento de producir un alimento seco más completo.  Por último, la Asociación Americana de Oficiales de Control de Alimentación (AAFCO), un organismo regulador que luego supervisó la calidad y seguridad de los alimentos del ganado, estuvo de acuerdo en aceptar la responsabilidad de la supervisión de los alimentos para mascotas también.  Durante los primeros años de esta responsabilidad de supervisión, AAFCO revisó la literatura disponible y comparo una lista de los niveles mínimos y máximos de nutrientes esenciales que deben estar presentes en un alimento para perros etiquetado como completo y equilibrado.  A pesar de que esto era una mejora importante en la garantía de la calidad de estos alimentos, su contenido continuó y continúa hasta en nuestros días, siendo malo.  Cumplir con los requisitos de nutrientes, se logra mediante la adición de suplementos, y esto se hace cuando la mezcla de ingredientes que es más rentable no proporciona el equilibrio adecuado solo.

En medio de todo esto, los dueños de gato comenzaron a "pedir" por una dieta como la de los perros, pero diseñada para gatos. Si bien sabían los fabricantes  que el gato tenía algunos requisitos nutricionales únicos, como resultado de su condición de carnívoro obligatoria (por ejemplo, la necesidad de vitamina A preformada, porque el gato no puede sintetizar esta vitamina de la dieta de beta-caroteno, como los seres humanos y los perros pueden hacer, la necesidad de altos niveles de arginina y taurina debido a la alta capacidad de uso y la necesidad de ácido araquidónico en la dieta debido a una incapacidad para producir este ácido graso internamente, etc.) Veremos en breve en el asunto del problema por deficiencia de taurina devastador de los alimentos para gatos en lata que surgieron a finales de 1980.  Ciertamente, la maquinaria metabólica completamente única del gato está diseñado para una alta producción de energía a partir de proteínas y está cerca de la exclusión de los carbohidratos como sustrato energético.  En esencia, los alimentos para gatos comerciales comenzaron a surgir en respuesta a la demanda de los propietarios de gatos, eran apenas diferentes a los alimentos secos para perros, solo que las "croquetas" de los alimentos secos para gato eran más pequeñas que las de perro, y llevaban una mezcla de vitaminas/minerales ligeramente diferente.

De hecho, tanto los alimentos para gatos enlatados y secos son el producto de las consideraciones de marketing y tecnología de los alimentos, no de la ciencia de la nutrición felina.  Sea testigo del hecho de que los alimentos enlatados y secos de la misma fórmula exacta de cualquier marca, tienen completamente diferentes perfiles de macronutrientes.  Los alimentos enlatados tienen relativamente alta cantidad de proteína (por lo general alrededor de 40-55% sobre una base de materia seca), grasa moderada (normalmente 25-35% DMB) y son más bajos en carbohidratos (generalmente alrededor de 2-8% DMB).  Los alimentos secos no tienen absolutamente ningún parecido nutricional a su correspondiente versión en lata.  Un alimento seco tendrá típicamente un 20-33% de proteínas, 10 a 25% de grasa, y un 20-50% de hidratos de carbono!  Además, los alimentos secos a menudo tienen relativamente alto contenido de fibra (5.8%), mientras que los alimentos enlatados, a no ser que tengan fibra deliberadamente añadida como un ingrediente separado, tienen una cantidad de fibra insignificante. 

¿Porque una dieta seca y su correspondiente comida enlatada para la misma etapa de la vida, tienen tan diferentes contenidos de macronutrientes?  O ¿Los gatitos y los gatos tienen necesidades diferentes en función de si están comiendo alimentos enlatados o secos?  La respuesta corta es NO.  El gato tiene las mismas necesidades macronutientes independientemente de la forma de alimentos que consume, así que ¿por qué pasa esto?

En la preparación de las dietas secas, se utiliza un proceso llamado extrusión, (igual que el cereal de desayuno para los seres humanos) y esto dicta el perfil de macronutrientes. La extrusión es la expansión y el "estallido" de las croquetas a través de un alto nivel de calor, este proceso de alta presión no se producirá sin un contenido sustancial de almidón. El resultado final de este proceso será un charco húmedo en el extremo de la máquina, y en otro croquetas mullidas, llenas de aire listas para el secado.  Aqui, se añaden toneladas de maíz, arroz, trigo, avena, cebada y otros granos (los menos caros, por supuesto) la harina de carne y los ingredientes de bajo volumen que componen los alimentos secos para mascotas.

Además, las dietas secas son casi completamente desagradable para el gato típico.  Esto no es sorprendente;  sería de esperar que esta especie no reconocería a los cereales como alimentos. En respuesta a esto, las empresas, empezaron a producir y proporcionar potenciadores de palatabilidad muy potentes para el recubrir los alimentos secos, especialmente la comida para gatos (aunque también la de perro).  Estos potenciadores de palatabilidad pueden levadura como acidificante (a los gatos les gusta el sabor y / o la sensación en la boca de sustancias ácidas), pero más comúnmente se utilizan los denominados "digest" de carne o pollo.  Los digests se producen cuando las entrañas de la carne utilizada para los alimentos de mascotas se fermentan en una mezcla líquida pulverizable con ácido añadido y luego son rociados sobre la parte exterior de las croqueta de la comida seca para gatos.  Pocos dueños de mascotas, incluidos los que rotundamente se oponen a la alimentación con dieta cruda, dejarían de ser tan "fanáticos" de los alimentos comerciales secos para mascotas si fueran testigos de la producción y aplicación de este ingrediente.  Por lo tanto, los gatos son esencialmente "engañados" en el consumo de un alimento que no consumirían normalmente, a través de la aplicación de revestimientos exteriores sabrosos. 

Ahora, hay una gran diferencia en la formulación y producción de alimentos secos para gatos, y en la formulación y producción de alimentos húmedos enlatados para gatos.  El requisito de almidón que requiere el proceso de extrusión en los alimentos secos para mascotas está ausente en los alimentos húmedos.  Felizmente, las fórmulas de comida húmeda altas en carne son muy apetecibles para los gatos, que reconocen estos ingredientes como los alimentos adecuados para sus necesidades nutricionales, por lo tanto generalmente comen sin problemas, sin necesidad de potenciadores de palatabilidad adicionales agregados por la industria. 

Por lo tanto, los alimentos enlatados tienen perfiles de macronutrientes que son de alto valor proteico, grasa moderada y son bajos en carbohidratos, ya que este es el perfil nutricional de los alimentos a base de carne y no requerirá mejoradores de palatabilidad para que al gato le gusten.  Esto es bastante diferente del perfil de macronutrientes de los alimentos secos, que son esclavos de la tecnología del proceso de extrusión y la consiguiente necesidad de mejorar la palatabilidad con los famosos "digest de carne". Los ingredientes y macronutrientes de las diferentes formas de la comida para gatos son dictadas por las exigencias de la tecnología de los alimentos, no de acuerdo a las necesidades nutricionales felinas.  A día de hoy, ni una sola persona en cualquiera de las mayores o menores las compañías de alimentos para mascotas  ha puesto en duda los criterios de la alimentación de estas dietas secas que tienen un 30-50% de hidratos de carbono para un carnívoro obligatorio, y nuestros gatos han pagado el precio de esa negligencia .

Muchos dueños de mascotas, creen que los alimentos comerciales son seguros y eficaces para alimentar a sus mascotas, ya que han sido probados por un montón de gatos y esto les "demuestra" que son completamente seguros y equilibrados por este.  La declaración de AAFCO en muchos alimentos para mascotas, da testimonio de que el contenido de la lata o bolsa de alimento seco  han sufrido algún tipo de prueba que garantiza que esa comida es buena para su gato.  Esta declaración es muy mal entendida por la mayoría de los dueños de mascotas y los engaña. Para ilustrar este problema, vamos a retroceder en la historia reciente.

En aproximadamente 1988, un joven residente de cardiología de la Universidad de California en Davis con el nombre de Dr. Paul Pion notó algo bastante interesante.  Uno de sus pacientes felinos, un gato que estaba tratando por miocardiopatía congestiva, tenían un nivel extremadamente bajo de taurina.  La taurina es un aminoácido esencial en el gato (lo que significa que no puede ser sintetizada en cantidades suficientes por el gato para satisfacer sus necesidades actuales y debe ser suministrada en la dieta), se sabe que se requiere para los ojos y la función cardiaca. El paciente del Dr. Pion fue alimentado con una dieta exclusiva de "alta calidad" enlatada comercial premium para gatos, que le suministro toda la taurina que este gato requería. 

Durante los meses siguientes a su observación inicial, el Dr. Pion complementa la dieta de su paciente original con taurina y comenzó a investigar otros casos clínicos de miocardiopatía congestiva felina.  Para su sorpresa, el Dr. Pion descubrió que la totalidad de los casos que estudió tenían bajos niveles de taurina en su torrente sanguíneo, y muchos de ellos mejoraban notoriamente, incluso volviendo a la normalidad, cuando se complementaba la dieta con taurina, utilizando por lo general comida húmeda enlatada para gatos.
La mayoría de esos gatos habían sido alimentados con dietas que según sus creadores estaba demostrado que eran completas y equilibradas.

Las enfermedades nutricionales actualmente mas comunes son la obesidad y la diabetes y hay un punto en común con la enfermedad por deficiencia de taurina causante de miocardiopatía congestiva felina, este punto en común son los nutrientes. La miocardiopatía era una enfermedad por deficiencia de nutrientes (mas exactamente de taurina), mientras que la diabetes y la obesidad en los gatos son enfermedades debidas al exceso de nutrientes, unas exceso y otras por falta de nutrientes.  Tanto la miocardiopatía por falta de taurina y la obesidad y la diabetes a causa de un exceso de hidratos de carbono son enfermedades que pueden ser atribuidas por los observadores no astutos o a la casualidad o la herencia.  Todas son enfermedades que ya existían, y en el caso de la diabetes y la obesidad, siguen existiendo, a pesar de las garantías de los nutricionistas que hay en las principales compañías de alimentos para mascotas y que aseguran que estas dietas son equilibradas y perfectamente saludables para los gatos.  Tanto la cardiomiopatía por deficiencia de taurina y la obesidad y la diabetes a causa de un exceso de carbohidratos, son a causa de que las industrias de alimentos para mascotas han tratado a los gatos como un "perro pequeño" (en cuanto a su nutrición), porque era conveniente y parecía tan inofensivo (a corto plazo). 

Tenga en cuenta que no todos los gatos que consumen alimentos secos para gatos se convierten en obesos, desarrollan diabetes, o cistitis idiopática. Del mismo modo, no todos los gatos que consumieron alimentos enlatados sin taurina en la década de 1980 desarrollaron miocardiopatía congestiva, al menos no antes de que se descubriera esto y fuera corregido. Sabemos que es tan dañino como fumar cigarrillos en los seres humanos, no todas los personas que fuman cigarrillos desarrollarán cáncer o enfisema, o enfermedad del corazón.  Estos hechos no disminuyen en lo más mínimo las conclusiones inevitables que a las que hemos llegado.  Algunas personas y animales son más resistentes a los daños ambientales que otros.

¿Como se podría solucionar esto? En primer lugar las industrias de alimentos para mascotas, deberían dejar de crear desenfrenadamente mas dietas secas cargadas de carbohidratos.  Con todo el dinero que han ganado, debido a la enorme demanda que tienen sus dietas secas para gatos, informarse de una buena vez, y comenzar a formular y a producir, dietas para los gatos saludables.

Las empresas de alimentos para mascotas que se han establecido a sí mismos como los expertos en nutrición de mascotas, ahora tienen la obligación de entregar la seguridad y eficacia que han estado reclamando durante tanto tiempo.  Por desgracia, sin la intensa presión de los consumidores, es muy poco probable que suceda.

Cuando  Dr. Pion todavía no había descubierto la conexión entre la deficiencia de taurina y los alimentos comerciales para gatos, ya amenazó a las empresas implicadas con consecuencias de relaciones públicas mordaces, si las formulaciones de las dietas no se renovaban y mejoraban de inmediato, si no hubiera sido así todavía estaríamos tratando casos de miocardiopatía congestiva (una enfermedad mortal de los gatos) de "origen desconocido".  A causa de este descubrimiento y la voluntad de hablar en voz alta de Dr Pion, la miocardiopatía congestiva en gatos es esencialmente una enfermedad histórica hoy.

Si te preocupa cambiar la dieta de tu gato a cruda o dieta enlatada para gatos completa sin  cereales, debido a que usted está convencido de que el alimento seco es esencial para una buena salud dental, considere esto: los veterinarios de hoy, cuyos pacientes felinos comen casi exclusivamente alimento seco, tienen problemas dentales y bucales frecuentemente. Mientras que la alimentación en base a croquetas secas crujientes puede tener un atractivo intuitivo para la salud dental, la realidad es que no hay estudios científicos que demuestren que los alimentos secos proporcionan una mejor salud dental durante toda la vida de un gato y que los alimentos húmedos no lo hagan. En mi práctica, conozco muchos gatos que consumen dietas exclusivamente húmedas y esto no es así, hay gatos que comen dieta húmeda y tienen los dientes perfectos y otros no tanto y lo mismo con las dietas secas.  No hay ningún beneficio dental con las dietas secas.

Este artículo es el comienzo de lo que espero que se convierta en una oleada de apoyo, para aplicar intensa y constante presión sobre las empresas que suministran alimentos para nuestros  gatos.  Pido a todos ustedes pensar largo y tendido acerca de si realmente su gato está teniendo una buena dieta.  Aquellos de ustedes que tengan gatos obesos y / o diabéticos, consideren que sus gatos serían más saludables si no hubieran comido largos años dietas secas.  Sin duda a considere seriamente realizar un cambio de comida seca a dieta cruda o comida húmeda completa sin cereales para gatos. Hasta que la profesión de veterinaria se vuelva con más conocimientos sobre la nutrición felina, y se enfrente a la industria de alimentos para mascotas y corrija los defectos dentro de sus actuales formulaciones secas, usted es el único defensor de su gato en cuanto a su salud nutricional.