Dieta cruda para gatos
Articulos traducidos del ingles al español

Enf. inflamatoria intestinal

Las enfermedades inflamatorias del intestino son la causa más común de vómitos y diarrea crónica en gatos, y se refieren a un grupo de enfermedades.  El término enfermedad inflamatoria intestinal, se aplica a un grupo de patologías intestinales mal entendidas que son consideradas como una consecuencia de la inflamación intestinal no controlada en respuesta a una combinación de factores difíciles de alcanzar que puede implicar la dieta, el medio ambiente, la microflora intestinal y la desregulación del sistema inmune en gatos susceptibles.

La hipótesis principal para la causa y el desarrollo de la enfermedad inflamatoria intestinal humana es que existe una disregulación de las mucosas en respuestas inmunes a la microflora intestinal y/o antígenos de la dieta. Esta misma respuesta inmune anormal a antígenos de la dieta a menudo se sospecha en la enfermedad inflamatoria intestinal de los gatos. 

Arriba: imagen normal de la mucosa del duodeno, con vellosidades saludables y enterocitos superficiales intactos.
Abajo: se observa aplanada la superficie de la mucosa con la ausencia de vellosidades y lesiones en la superficie de los enterocitos

La absorción de los alimentos digeridos ocurre en el intestino delgado, principalmente en las dos primeras partes, el duodeno y el yeyuno.  Las paredes de estas partes del sistema digestivo forman pequeñas proyecciones similares a dedos llamadas vellosidades con profundas criptas entre ellos.  Estas vellosidades están revestidas por células llamadas enterocitos, que trabajan para absorber los nutrientes y pasarlos en el torrente sanguíneo para nutrir el cuerpo.  La importancia de estas células no puede ser exagerada.  Estas células nacen en la base de las vellosidades, conocidas como las criptas, y los viajes a la parte superior de las vellosidades en los que se arrojan fuera, constantemente renovadas, a partir de su corta vida, trabajan muy duro.

Los cambios observados en los intestinos de un gato con enfermedad inflamatoria intestinal incluyen cambios en la arquitectura claros.  Las vellosidades cambian su forma y se convierten en planas y romas, fundiéndose juntas y se disminuye la superficie disponible para la absorción de nutrientes.  Infiltrado inflamatorio llena las criptas y aplana la pared del intestino.  Las células que recubren las vellosidades, los enterocitos, todos importantes, ya no pueden funcionar correctamente.  La integridad de la mucosa del intestino está dañada, y resulta en un aumento de la permeabilidad a las toxinas desde el lumen intestinal y el aumento de la translocación bacteriana.
 
Todo esto conduce a los vómitos y diarrea crónica como la capacidad de los intestinos para digerir los alimentos se deteriora.

El diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal.
 
El diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal  requiere la exclusión completa de las posibles causas de la inflamación gastrointestinal, incluidos los parásitos intestinales, proliferación bacteriana intestinal, enterocolitis bacteriana, intolerancias alimentarias y neoplasia.
 Para hacer un diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal, tres características están normalmente presentes:
•Una historia de enfermedad gastrointestinal crónica.
•Evidencia histopatológica de la inflamación crónica del intestino, con cambios en la arquitectura del intestino.
•La exclusión de cualquier causa conocida.
 
Un sistema de puntuación está en el uso en la práctica clínica para la definición de la gravedad y el pronóstico de la enfermedad inflamatotia intestinal, conocido como el índice de actividad de la enteropatía crónica del gato.

Hay que controlar los niveles de actividad del gato, el apetito (de normal a severamente disminuido), la frecuencia de los vómitos (de cero a más de tres veces por semana) la calidad de las heces (de normal a la diarrea con sangre y mucosidad)  el grado de pérdida de peso (de 0% a 10%)  y también incluye la aparición de lesiones endoscópicas y los niveles de proteína total.  Esto es útil para evaluar la respuesta de un gato a los protocolos de tratamiento y el cambio en la dieta.

Las pruebas histopatológicas se obtienen normalmente mediante el examen de una muestra de tejido de una biopsia del intestino del gato.  El diagnóstico histopatológico no es sencillo, especialmente en los gatos, porque la diferenciación entre linfosarcoma y enfermedad inflamatoria intestinal puede ser difícil. Una secuela de enfermedad inflamatoria intestinal crónica puede causar un linfoma intestinal.  Estos tumores pueden ocurrir debido a la costumbre del organismo a desarrollar tumores en sitios de inflamación crónica.

El papel de la flora intestinal.

El propósito principal de tener un sistema digestivo es ser capaz de digerir y absorber los alimentos.  Sin una flora intestinal sana, el sistema digestivo no puede cumplir esta función.  La integridad anatómica del tracto digestivo, su funcionalidad, capacidad de adaptación, regenerar y la capacidad de defenderse son directamente dependientes de la flora intestinal.  Se establece que la densidad y la composición de la flora de la mucosa está relacionada con la presencia y severidad de la inflamación intestinal en gatos, y sugiere que las bacterias de la mucosa están implicados en la causa y el desarrollo de la enfermedad inflamatoria intestinal.


Se formuló la hipótesis de que la enfermedad inflamatoria intestinal  puede ser una respuesta variable a un patógeno específico o una respuesta inmunológica inapropiada o excesiva a luminales microorganismos normales.  Toda la longitud del tracto digestivo se recubre con una capa bacteriana resistente, que proporciona una barrera natural contra invasores, alimentos no digeridos, toxinas y parásitos.  Estas bacterias producen sustancias antibióticas, los compuestos volátiles anti-funghal, sustancias antivirales se involucran al sistema inmune para responder apropiadamente a los invasores.  Sin el buen funcionamiento de la flora intestinal de la pared intestinal queda desprotegido y desnutrido. La flora intestinal normal proporciona una fuente importante de energía y alimento para las células que recubren el tracto digestivo.

Cada vez es más claro que la dieta sobre juega un importante papel en la flora intestinal y en la salud y la enfermedad de esta. Es probable que a través de la interacción con la flora intestinal, ciertas dietas podrían proteger contra el desarrollo de la enfermedad inflamatoria intestinal, mientras que otras dietas en realidad predisponen al desarrollo de la enfermedad inflamatoria intestinal.  En el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal es prudente seleccionar las dietas con una alta digestibilidad.  Información sobre la biodisponibilidad de los nutrientes para perros y gatos es especialmente deficiente.  Los métodos más comúnmente aceptados para determinar la biodisponibilidad de los nutrientes no se han validado para el gato.

La dieta y la enfermedad inflamatoria intestinal
 
Veamos la dieta como un disparador para la enfermedad inflamatoria intestinal en los gatos.  Nuestro conocimiento de las necesidades de nutrientes en los gatos es aún incompleta, a pesar de que los requerimientos de nutrientes básicos de un gato son ampliamente presente en los tejidos de los animales de presa.  La mayoría de los gatos domésticos no caza, y son alimentados con preparados comerciales.  Estos alimentos son ricos en nutrientes de origen vegetal porque así es más barato.  La tendencia ha sido la de hacer los alimentos con una mayor proporción de productos de origen vegetal y complementarlos con los nutrientes necesarios. El resultado es que la mayoría de los gatos están comiendo alimentos transformados para animales que contienen baja calidad, a menudo inadecuada cantidad y calidad de proteínas, granos, cereales, aditivos y conservantes, y esto está muy lejos de la dieta que ellos están diseñados para comer.  Los productores de alimentos para mascotas han reconocido que muchos gatos tienen intolerancias alimentarias y alergias a los alimentos, debido en gran parte a la mala calidad de estas dietas, con ingredientes biológicamente inapropiados, y los mismos fabricantes están ofreciendo variedades libres de alérgenos (o sea, reconociendo sus errores).  La necesidad de alimentos para mascotas libres de alérgenos, es el resultado de años de alimentación con mala calidad de proteínas, granos, aditivos y conservantes tóxicos para nuestros carnívoros estrictos (los gatos).  Un intestino dañado permitirá que algunas proteínas desencadenen una respuesta alérgica. Por eso algunos alimentos comerciales identifican a las proteínas como el principal culpable de la intolerancia a los alimentos y se dirigen específicamente a la proteína animal. Las dietas ricas en proteínas hidrolizadas son la moda actual, siendo lo suficientemente pequeñas como para no provocar una respuesta inmune. Hay que reconocer que el problema radica en la integridad de la pared intestinal.  Si logramos reparar la pared del intestino, el gato ya no será intolerante con las proteínas intactas.

El punto importante que parece haber pasado por alto es que en realidad es la alimentación de una dieta inadecuada para esta especie, la que ha llevado al aumento de la enfermedad inflamatoria intestinal en gatos ya la pérdida de la integridad de la pared intestinal.

Al alimentar a los gatos de forma inapropiada y no reconocerlos como carnívoros estrictos, hemos dañado sus tractos intestinales.  Vivimos en una era dealimantacion “fácil y rápida”.  Todo tratamiento de los alimentos cambia su estructura química y biológica. Cuanto más se procesa un alimento, más nutrientes agotados y alterados químicamente se vuelven.  Para compensar la pérdida del gusto, sabor y color durante el procesamiento, se añaden diversos productos químicos incluyendo los potenciadores del sabor, colores diversos, aditivos y conservantes.  Al alterar negativamente la flora intestinal, los alimentos procesados juegan un papel importante en el daño del tracto intestinal.  Cada vez es más claro que la dieta influye sobre la flora intestinal tanto en la salud y como en la enfermedad.

La alimentación de su gato con una dieta apropiada a esta especies, usando una variedad de fuentes de proteínas animales en un estado altamente digerible, es decir en bruto, es la mejor manera de evitar las intolerancias alimentarias y las alergias. 
 
El tratamiento de la Enfermedad inflamatoria intestinal (“La dieta de introducción”).

Es mi experiencia profesional la que me enseño que un equilibrio saludable de las bacterias intestinales y una dieta cruda apropiada a esta especie, ayuda a proteger y a nutrir el cuerpo.  “La dieta de introducción” permite que el recubrimiento intestinal pueda sanar, y restaurra el equilibrio correcto de las bacterias intestinales y aliviar el cuerpo de una carga tóxica excesiva.  Se debe continuar alimentando al gato con una dieta cruda adecuada, una vez que el intestino ha sanado, es la mejor gestión a largo plazo de los gatos con enfermedad inflamatoria intestinal.

Gatos previamente diagnosticados de EII pueden estar ya en los esteroides, y sugeriría que la medicación se puede modificar como se ve mejoría.  Los esteroides se pueden retirar lentamente y muchos gatos pueden ser destetados de su medicación, bajo la supervisión de su veterinario, mediante el uso de la dieta de introducción, seguido por una dieta cruda.

Los gatos con graves problemas digestivos pueden mostrar signos de diarrea, dolor abdominal, distensión abdominal y estreñimiento.  Estos gatos necesitan hacer la transición a una dieta cruda a través de “la dieta de introducción”, lo que reducirá los síntomas rápidamente e iniciara el proceso de curación en el sistema digestivo.

Si no está claro si el gato tiene enfermedad inflamatoria intestinal, alergias a los alimentos o intolerancias a los alimentos, a continuación, la dieta introductoria se sugiere con el fin de curar y sellar el revestimiento del intestino.  La razón por la que se producen las alergias e intolerancias alimentarias se debe a lo que se llama un intestino permeable, cuando el revestimiento del intestino ha sido dañado por la microflora anormal. Los alimentos no tienen la oportunidad de ser digeridos correctamente antes de que sean absorbidos en el torrente sanguíneo a través del revestimiento de los intestinos dañados, y esto hace que el sistema inmune reaccione a ellos.  Tratar de identificar qué alimentos hace que reaccione es probable que sea imposible.  Los alimentos se derramaron en la sangre, cuando están sólo parcialmente digeridos pueden causar una reacción inmediata o una reacción tardía al día, unos pocos días o incluso un par de semanas más tarde.  A medida que estas reacciones se superponen, nunca se puede estar seguro exactamente de a lo que el gato está reaccionando.  Las pruebas para alergias a los alimentos son muy poco fiables. Mientras la pared intestinal esta dañada y se sigue dañando, se pueden hacer malabares con la dieta y no llegar a ninguna parte.

A partir de mi experiencia clínica, lo mejor es concentrarse en la curación del intestino con una dieta introductoria.  Una vez que la pared del tubo digestivo se curó, los alimentos se digieren adecuadamente antes de ser absorbidos, lo que eliminará la mayoría de las intolerancias alimentarias y alergias. 
 
Dieta de introducción, casera con caldo de carne o pescado.

Los caldos de carne o de pescado proporcionan un rápido crecimiento de las células de la mucosa intestinal y tiene un efecto calmante en las áreas de inflamación en el intestino.  El caldo de hueso es rico en minerales como el calcio, fósforo, magnesio, sodio, potasio, sulfato, fluoruro, todos entregados en una forma fácilmente absorbible.  Los minerales van a mejorar la función inmune y apoyar una digestión sana.  El caldo de hueso también es rico en colágeno.  El colágeno es una proteína que contiene dos importantes aminoácidos, prolina y glicina, y que le ayudará a sanar el revestimiento del intestino para aliviar la inflamación intestinal.  Los caldos también contienen glicosaminoglicanos, importantes bloques de construcción para la reparación de tejidos.

Es por esto que ayudan a la digestión los caldos y se han conocido durante siglos como remedios caseros para la curación del tracto digestivo.  No utilice gránulos de caldo de sopa disponibles en el mercado o los cubitos de caldo, ya que son altamente procesados y contienen ingredientes perjudiciales tales como el glutamato monosódico.

El caldo de pollo es particularmente suave para el estómago y es muy bueno para empezar.  Para hacer un buen caldo de carne, necesita articulaciones, huesos, un trozo de carne en el hueso y un pollo entero.  Es preferible utilizar carnes orgánicas siempre que sea posible.  Es fundamental el uso de los huesos y las articulaciones, ya que proporcionan los minerales y el colágeno curativo, mucho más que las carnes de músculo.

Si está utilizando carnes deshuesadas de mayor tamaño, puede pedir al carnicero que corte en la mitad de los grandes huesos tubulares, para que pueda obtener la médula ósea de ellos después de la cocción.  Ponga los huesos, las articulaciones y las carnes en una sartén grande y llénelo con agua.  Luego llévelo a ebullición, tape y cocine a fuego lento durante 2 ½ a 3 horas. Puede hacer caldo de pescado de la misma manera usando un pescado entero o aletas de pescado, huesos y cabezas.  Después de cocinar, tome los huesos, carnes o pescado y tamice para eliminar pequeños huesos.  Despoje de todos los tejidos blandos de los huesos de la mejor manera posible y cuando esté listo anime a su gato a comer.  Reserve el extra para añadir a las comidas más tarde.  Se extrae la médula ósea de los huesos largos tubulares mientras aún están calientes.  Para hacer esto, golpee el hueso en una tabla de cortar de madera gruesa.  Los tejidos blandos gelatinosas alrededor de los huesos y la médula ósea proporcionan algunos de los mejores ingredientes curativos para el recubrimiento de los intestinos y el sistema inmunológico que el gato necesita para consumirlos con cada comida.

El caldo de carne o de pescado se mantendrá así en la nevera durante al menos siete días o se puede congelar.  El caldo se puede servir a su gato en cualquier momento del día.  Úselo como una bebida con las comidas y entre las comidas de su gato.
 Es muy importante para su gato, consumir toda la grasa en el caldo y fuera de los huesos, ya que estas grasas son esenciales para el proceso de curación.
 
Los probióticos son esenciales desde el principio

Los probióticos se encuentran naturalmente en los alimentos fermentados.  Para las personas, los probióticos se encuentran en alimentos tales como el kéfir, chucrut y yogur.  Los probióticos proporcionan un equilibrio saludable de las bacterias intestinales para proteger y nutrir el cuerpo.  Las bacterias probióticas aseguran que el intestino este en una buena línea de defensa eficaz y aseguran la digestión eficaz de los alimentos.

Para los gatos, utilizo cápsulas Bio-Kult®.  Algunos probióticos disponibles en América del Norte son Fortiflora®, Proviable®, Benebac® Plus y muchas marcas hechas por las empresas más pequeñas.  Comience con sólo una pizca en una comida al día, la construcción de un pellizco en cada comida y en cada bebida del caldo.  Para evitar cualquier reacción, introduzca los prebióticos muy gradualmente. Sino puede causar una reacción muy grave, que puede presentarse con letargo en los gatos, ya que el cuerpo tiene que lidiar con la limpieza de las bacterias que mueren y las toxinas asociadas que producen.  Es algo como una sobrecarga de la resaca/toxina.  Asegúrese de que la comida de su gato no este demasiado caliente cuando se añada el polvo de probióticos, ya que el calor destruye las bacterias probióticas beneficiosas.
 
Se puede alimentar a su gato con la carne y de los tejidos blandos, mezclados con el caldo hasta que los signos de diarrea, distensión abdominal, dolor abdominal y estreñimiento hayan desaparecido.  En la mayoría de los gatos, esto ocurre con bastante rapidez, dentro de una semana o dos, pero en casos severos puede llevar meses. Entonces yo en estos casos introduzco a los gatos a una dieta altamente digestible de alimentos crudos apropiados para esta especie.  En mi práctica, por lo general comienzo con pequeños filetes de carne.  A continuación, se muele la carne, los huesos y órganos.  Si el gato tolera los filetes de carne o la carne picada, luego también podemos empezar a darle huesos carnosos crudos. Hay que introducir nuevos alimentos crudos con regularidad.  Cada semana un nuevo tipo de carne cruda se puede añadir, en busca de cualquier recurrencia de los síntomas clínicos.

Las claves para la recuperación de la salud 
 
Es importante que un gato tenga una saludable flora de la mucosa del el intestino, y una dieta apropiada para esta especie.  Mediante la optimización de estos dos factores le damos al gato la mejor oportunidad de reparar su intestino inflamado.  Por lo tanto, una dieta reconstituyente y la restauración de la flora intestinal son dos componentes clave para ayudar a recuperar un gato con enfermedad inflamatoria intestinal.

Hay una relación clara entre el funcionamiento de los intestinos y el funcionamiento del resto del cuerpo. Cuando la comida no se digiere y no se absorbe correctamente, nuestros gatos sufren de deficiencias nutricionales múltiples.  Los intestinos inflamados se convierten en una fuente de toxinas, en lugar de una fuente de alimento.  La curación de los intestinos permeable es la clave para mejorar la salud.  El intestino tiene gran capacidad de reparación cuando el gato es alimentado con una dieta apropiada para esta especie.