Dieta cruda para gatos
Articulos traducidos del ingles al español

Manipular carne seguridad


Prácticas seguras para manipular de la carne cruda .
 


Una de las principales preocupaciones de las personas que alimentan a sus gatos con una dieta cruda es manipulación segura de los alimentos para proteger a la familia humana y a nuestros animales de compañía.  Saber la diferencia entre la putrefacción y los patógenos bacteriales, así como las siguientes directrices en cuanto a temperatura harán que nuestra decisión de alimentar al gato con una dieta cruda sea más fácil.  Mucha de la información proporcionada en este artículo está dirigida a la seguridad humana – este estándar también puede aplicarse a la alimentación de los animales de compañía. Esta información es del Servicio de Inspección del USDA de Seguridad Alimentaria y otros sitios y que se basan en las directrices de la FDA y USDA.
Las fuentes de contaminación de los alimentos son casi tan numerosos y variadas como los propios contaminantes.  Las bacterias y otros organismos infecciosos son omnipresentes en el medio ambiente. La Salmonella entra en los huevos directamente de la gallina.  Las bacterias patógenas, de vez en cuando, habitan las superficies de las frutas y verduras en el campo.  El moho y sus subproductos tóxicos puede desarrollarse en los granos a causa de: estaciones muy secas o húmedas, el daño y el estrés causado por la cosecha, un almacenamiento inadecuado. Los marisco pueden contaminarse por la escorrentía agrícola, por las aguas residuales, por microorganismos y por toxinas presentes en los ambientes marinos. 
Muchos organismos que causan enfermedades transmitidas por los alimentos a los seres humanos pueden ser parte de la flora normal del tracto gastrointestinal de los animales productores de alimentos sin ningún efecto adverso para el animal.  La leche, los huevos, los marisco, las aves de corral y la carne de animales productores de alimentos pueden contaminarse a través de alimentos contaminados, el mal uso de medicamentos veterinarios o de las malas prácticas agrícolas.  Esto incluye las actividades de producción y recolección, o la eliminación de residuos sólidos en la tierra. 
Los alimentos pueden contaminarse durante el procesamiento a través de: 

  • Mal funcionamiento del equipo o equipo mal desinfectado,el mal uso de los materiales de limpieza,
  • Infestación por roedores e insectos
  • Almacenamiento inadecuado.

Los alimentos pueden contaminarse en instalaciones de venta al por menor y en el hogar a través del uso de prácticas de manipulación de alimentos incorrectas, incluyendo el abuso de tiempo y temperatura y la contaminación cruzada con otros alimentos. 
Las bacterias de descomposición son microorganismos muy pequeños para ser vistos sin un microscopio.  Ellos hacen que los alimentos se deterioran y desarrollen olores desagradables, sabores y texturas.  Estos microorganismos unicelulares, pueden causar en las frutas y verduras una textura blanda y viscosa y en la carne causa mal olor.
Hay diferentes bacterias de descomposición y cada una se reproduce a temperaturas específicas.  Algunas pueden crecer a bajas temperaturas en un refrigerador o congelador. Otras crecen bien a temperatura ambiente y en la "zona de peligro" - temperaturas entre 4 ° y 60 ° C (entre 40°F  y 140°F) . Las bacterias crecen en cualquier lugar en el que tengan acceso a los nutrientes y al agua.  Bajo las condiciones adecuadas, las bacterias de descomposición se reproducen rápidamente.  En algunos casos pueden duplicar su número en unos 20 minutos.
Las bacterias patógenas pueden causar enfermedades en los seres humanos y, posiblemente, en las mascotas que ya están enfermas.  Crecen rápidamente en la zona de peligro y generalmente no afectan el sabor, olor o apariencia de los alimentos.  Los alimentos que se dejan demasiado tiempo a temperaturas inseguras pueden ser peligroso para comer, pero oler y lucir muy bien. Escherichia coli O157: H7, Campylobacter, Listeria y la Salmonella son ejemplos de bacterias patógenas.  Estas bacterias a veces ya están presentes en la comida cuando se compran o se introducen a través de la contaminación cruzada.
 Los alimentos almacenados constantemente a 0 ° F (-17 C °)  serán siempre seguros a menos que las bacterias patógenas ya están presentes.  Sólo la calidad sufre con un prolongado almacenamiento en el congelador.  La congelación conserva los alimentos seguros, ya que desacelera el movimiento de las moléculas, haciendo que los microbios entren en una etapa latente.  La congelación conserva los alimentos durante períodos prolongados, ya que evita el crecimiento de microorganismos que causan el deterioro de los alimentos y las enfermedades transmitidas por los alimentos.  La congelación a 0 ° F (-17 C °)  inactiva los microbios - bacterias, levaduras y mohos - presentes en los alimentos.  Una vez descongelado el alimento, sin embargo, estos microbios pueden volver a ser activos, multiplicándose en las condiciones adecuadas a los niveles que pueden producir enfermedades transmitidas por alimentos.  Ya que crecerán más o menos al mismo ritmo que los microorganismos en los alimentos frescos, debe manejar los alimentos descongelados como lo haría con cualquier alimento perecedero. 

La descongelación de los productos alimenticios para ser separados en cantidades más pequeñas y luego ser re-congelado es seguro.
Una vez que el producto llega a 40 ° F (4 ° C), sin embargo, las bacterias crecen.  El agua perdida en el proceso de descongelación se traducirá en menos humedad en el producto, por lo que es importante no demorar en volver a poner el producto a congelar para conservar su calidad.
 No hay que confundir la humedad en el producto con el hielo que se forma durante la congelación.
La frescura y la calidad en el momento de la congelación afectan la condición de los alimentos congelados.  Si se congela el alimento en su momento de mejor calidad, el alimento tendrá un sabor mejor, que si es congelado cerca del final de su vida útil.Así que congele los alimentos que no usará rápidamente, más vale pronto que tarde.  Almacene todos los alimentos a 0 ° F (-17 ° C) o menos para retener el contenido de vitaminas, color, sabor y textura del producto.
El proceso de congelación no destruye los nutrientes. En productos cárnicos y avícolas, hay pequeños cambios en el valor de los nutrientes durante el almacenamiento en el congelador.  La actividad de las enzimas puede conducir al deterioro de la calidad de los alimentos. Las enzimas presentes en los animales, vegetales y frutas promueven reacciones químicas, tales como la maduración.  La congelación retrasa solamente la actividad enzimática - no detiene estas reacciones que siguen después de la cosecha.  La actividad enzimática no daña a las carnes o pescados congelados . 
El empaque apropiado ayuda a mantener la calidad y evitar las quemaduras por congelación.  Es inocuo congelar la carne o las aves directamente en su envoltorio de supermercado, pero este tipo de envoltura es permeable al aire.  A menos que usted vaya a utilizar la comida en un mes o dos, envuelva nuevamente estos paquetes como lo haría con cualquier alimento para un almacenamiento a largo plazo.  Use papel de aluminio resistente hermético, envoltura plástica para congelador, o coloque todo el paquete dentro de una bolsa plástica para congelador. No es necesario enjuagar la carne y aves de corral antes de la congelación.  Si observa que un paquete accidentalmente se ha roto o abierto, mientras que el alimento está en el congelador, la comida es todavía seguro de usar - solo sobre envuelva o vuelva  a envolverlo.
Las quemaduras por congelación no hacen a los alimentos nocivos, simplemente seca el alimento en algunos puntos.  Aparece como puntos marrones - grisáceos y es causada por el aire que llega a la superficie de la comida.  Puede cortar las porciones quemadas por el frío.  Algunos pueden descartar los alimentos muy quemadas por el frío por razones de calidad.
 Los cambios de color pueden ocurrir en los alimentos congelados.  El color rojo brillante de la carne como se adquiere por lo general se vuelve marrón oscuro o claro dependiendo de su variedad.  Esto puede ser causado por la falta de oxígeno, las quemaduras por congelación o por un periodo anormalmente largo de almacenamiento.  La congelación no suele causar cambios de color en las aves de corral.  Sin embargo, los huesos y la carne cerca de ellos pueden llegar a ser oscuros.  El oscurecimiento de los huesos se produce cuando el pigmento se filtra a través de los huesos porosos de las aves de corral jóvenes en los tejidos circundantes cuando la carne se congela y se descongela . 
Debido a que la congelación mantiene la comida segura casi indefinidamente, los tiempos de almacenamiento recomendadas son sólo para la calidad.  Muchas tablas de congelación están disponibles.  
Nunca descongele los alimentos en un garaje, sótano, coche, lavavajillas, bolsa de basura de plástico, al aire libre o en el porche.  No deje descongelar los alimentos en la cocina.  Estos métodos pueden no dejar sus alimentos seguros para el consumo.  Las moscas y otras plagas son una amenaza ya que pueden contaminar el alimento . La temperatura ambiental puede causar una rápida descongelación, y mover el producto rápidamente a la zona de peligro.Hay dos maneras seguras para descongelar los alimentos: en el refrigerador o en agua fría. Lo mejor es planificar la descongelación con anticipación, para así poder hacerla de una manera lente e inocua en el refrigerador. Los artículos pequeños pueden descongelar durante la noche; la mayoría de los alimentos requieren un día o dos.  Los artículos grandes como pavos pueden tomar más tiempo, aproximadamente un día por cada 5 libras (2.2 kg) de peso.
Para descongelar más rápido, coloque los alimentos en una bolsa de plástico a prueba de fugas y sumérjalo en agua fría.  Si la bolsa tiene fugas, las bacterias del aire o del medio ambiente circundante podrían ser introducidas en la comida.  Los tejidos también pueden absorber el agua como una esponja, lo que resultara en un producto acuoso. Cheque el agua con frecuencia para asegurarse de que se mantiene fría.  Cambie el agua cada 30 minutos.  Después de la descongelación, sirva y refrigere cualquier producto sobrante inmediatamente.
 No se recomienda el microondas para descongelar alimentos debido a que algunas partes de los alimentos pueden calentarse y cocinarse.  Nunca cocine los huesos que se servirán a los animales de compañía.  Ya que se vuelven frágiles y peligrosos, como pierden la mayor parte de su valor nutritivo. 
 Para determinar la seguridad de los alimentos cuando se ha interrumpido la alimentación, compruebe su estado y la temperatura.  Si el alimento se congela en parte, todavía tiene cristales de hielo o es tan frío como si estuviera en un refrigerador (40 ° F), es seguro volver a congelar o usar.  No es necesario para cocinar los alimentos crudos antes de volver a congelar.  Evitar los alimentos que han sido más caliente que 40 ° C durante más de dos horas o han sido contaminadas por los jugos de la carne / aves de corral crudas.