Dieta cruda para gatos
Articulos traducidos del ingles al español

Hipertiroidismo


El hipertiroidismo felino: Lo que debes saber.


El Hipertiroidismo o tirotoxicosis, es la enfermedad endocrina más común en los gatos.  Cuando un animal o una persona tiene hipertiroidismo significa que hay una alta concentración de las hormonas tiroideas en la sangre. Lo contrario, los niveles bajos de la hormona tiroidea, se tiene el nombre de hipotiroidismo.  El hipertiroidismo ocurre sobre todo en gatos más viejos, por lo general alrededor de los 12 años de edad, aunque los informes han demostrado una amplia gama de entre los 4 y los 23 años.  No hay predisposición relacionada con el sexo o la raza.
 La glándula tiroides es una estructura delgada situada en el cuello, y consta de dos lóbulos que se extiende a cada lado de la tráquea.  En los seres humanos, está conectado por una banda estrecha de tejido llamado istmo.  En los gatos, el istmo es vestigial, resultando en dos lóbulos separados. Las glándulas tiroideas regulan la velocidad a la que el metabolismo de su gato funciona, a través de la producción de hormonas tiroideas. Regula la velocidad de todos los procesos del cuerpo: función renal y hepática, cerebro, sistema digestivo, piel, etc. Cuando se produce demasiada hormona, el gato tiene hipertiroidismo.
 Hay dos causas básicas para la sobreproducción de la hormona tiroidea.  La primera y más frecuente, representando alrededor del 98% de los casos, es la hiperplasia adenomatosa.  Este es el agrandamiento del tejido normal funcional, y es bilateral en torno al 70% de los casos.  La segunda causa de altos niveles de la hormona tiroidea es el carcinoma de tiroides o cáncer.  Este tipo de presentación es rara, lo que representa no más del 2% de los casos. 

 
¿Qué causa un mal funcionamiento de la tiroides? 

Durante décadas, los médicos y los científicos han tratado de responder a esta pregunta.  La nueva tecnología puede brindaruna respuesta. Un biólogo investigador EPA Janice Tinte ha llegado a la conclusión de que la exposición crónica a ciertos productos químicos, llamado polibromodifeniléteres, puede explicar el hipertiroidismo en gatos mayores.  Estos productos químicos interactúan con proteínas de unión de la tiroides para desplazar la tiroxina.  La exposición crónica puede conducir a la hiperplasia tiroidea.  Los gatos pueden ingerir los PBDE en ciertos alimentos o por lamer el polvo doméstico PBDE cargado de su piel. 
Algunas marcas de alimento enlatado con sabor a pescado puden contener altos niveles de PBDE.  Además, los PBDE son comúnmente utilizados como retardantes de llama en telas y otros artículos para el hogar.⁴ Los dueños de gatos deben determinar si sus mantas y ropa de cama para gatos son PBDE libres. 
 
Los síntomas que hay que buscar.
 
La mayoría de los gatos muestran un agrandamiento de la glándula tiroides y pérdida de peso, a pesar de que tienen un aumento en el apetito e ingieren más alimentos.  Este es generalmente el síntoma más común y el primero que los dueños notan. Debido al efecto de la hormona en el cerebro, los gatos afectados por lo general se vuelven más enérgicos y tienen un aumento de la actividad muscular.  En algunos casos, el nerviosismo e incluso la agresión hacia los propietarios pueden estar presentes.  Algunos gatos muestran debilidad muscular, diarrea y aumento del volumen de las heces debido a la mayor ingesta de alimentos.  Puede haber otros síntomas, como el pelaje desmejorado, aumento del ritmo cardíaco, aumento de la micción, soplos cardíacos, vómitos, letargo, aumento de la frecuencia respiratoria o temblores.  Puede haber más de un síntoma en un gato, y la intensidad puede variar entre individuos.

Las pruebas para diagnosticar el Hipertiroidismo

El veterinario analizará la sangre de un gato como parte del proceso para descartar o confirmar la enfermedad.  Hay varios indicadores que pueden sugerir hipertiroidismo, pero la medición del nivel de la hormona tiroidea es la mejor prueba.  Las pruebas utilizadas comúnmente son la medición de la tiroxina, que a menudo se abrevia como T4, y una prueba de supresión de T3.  Rangos normales de T4 en los gatos varían de 12,87 nmol / L a 38,61 nmol / L.
 Otra prueba es la exploración gammagráfica. Se le administran al gato dosis muy pequeñas de iodo radioactivo. Este compuesto es transportado por la sangre a las glándulas tiroides.  Una glándula tiroides hiperfuncional acumulara más compuestos que una glándula normal, que podrán ser fácilmente escaneados y medidos. Las exploraciones gammagráficas se utilizan a menudo para confirmar el diagnóstico después de un análisis de sangre que indica que el gato puede temer hipertiroidismo.

El tratamiento del hipertiroidismo.


El médico tiene diferentes opciones para el tratamiento de esta enfermedad, como los medicamentos antitiroideos, cirugía y radiación.  El pronóstico para los gatos afectados es muy bueno, siempre que el propietario cumpla con chequeos periódicos.
Los fármacos más utilizados son el metimazol y carbimazol.  El primero se utiliza más comúnmente en los Estados Unidos, y es muy eficaz en el control de la enfermedad mediante el bloqueo de la síntesis de la hormona tiroidea.  Esto significa que el metimazol no destruye el tejido tiroideo adenomatoso anormal.  Esto trata la enfermedad pero no la cura.  Los efectos secundarios transitorios más comunes son vómitos, anorexia, letargo y trastornos de la sangre.  Los gatos bajo tratamiento con medicamentos deben controlar su sangre con frecuencia para saber los niveles de T4 y otros valores tales como el hígado, el riñón y CBC.  Esto debe hacerse cada dos o tres semanas en el comienzo del tratamiento con el fin de ajustar la dosis hasta que el paciente alcanza un valor T4 aceptable de 10 a 25 nmol / L. 
Hay procedimientos que curan el hipertiroidismo: la cirugía y la radioterapia.  Los candidatos para estos procedimientos deben cumplir con ciertos criterios.  Deben ser pacientes de edad joven o media con hipertiroidismo leve.  Esto significa que no han desarrollado complicaciones relacionadas con el hipertiroidismo crónico.  Además, no deben sufrir de enfermedades no relacionadas con la tiroides, tales como problemas cardíacos o insuficiencia renal. 
 Una exploración gammagráfica que muestra la glándula tiroides.
 La cirugía consiste en extraer la tiroides en su totalidad.  Cuando los gatos se mantienen con hipertiroidismo después de la cirugía, es probable que tengan tejido tiroideo en lugares anormales, tales como en el interior del tórax, donde la extracción es difícil.  Estos gatos tienen lo que se llama una tiroides ectópica. 
El tratamiento de radiación consiste en la administración de un compuesto radioactivo, yodo 131, que se inyecta por vía endovenosa. La glándula tiroides naturalmente absorbe el yodo , por lo que la radiación se concentra allí y hace que la tiroides deje de funcionar.  Este es un procedimiento relativamente simple y en la mayoría de los casos no requiere el uso de anestesia.  La desventaja de esto es que el gatito debe permanecer en el hospital durante varios días hasta que la radiación sea eliminada.  Este procedimiento no se ofrece en todas partes debido a su costo, el equipo especial necesario y el entrenamiento especial que se necesita. 

 

Hipertiroidismo y enfermedad renal.

Una de las complicaciones más comunes en los gatos que sufren hipertiroidismo es la enfermedad renal.  Los estudios han demostrado que la prevalencia de hipertiroidismo concurrente y la enfermedad renal se estima en aproximadamente 30 a 35%. El hipertiroidismo tiende a enmascarar los síntomas de la insuficiencia renal debido al mayor flujo de sangre que circula a través de los riñones.  Los análisis de sangre pueden mostrar valores normales en el riñón a pesar de que exista una enfermedad renal leve a moderada.  Cuando un gato en esta etapa inicia el tratamiento para el hipertiroidismo, el flujo de sangre a través de los riñones vuelve a la normalidad y se traduce en un aparente empeoramiento de las pruebas de función renal en suero.
Los dueños deben recordar que el tratamiento del hipertiroidismo en sí no causa la enfermedad renal.  El problema renal ya estaba presente antes del tratamiento, pero fue tapado por el hipertiroidismo. Los gatos con insuficiencia renal e hipertiroidismo pueden ser difícil de tratar.  Algunos médicos quieren mantener al gato con "un poco de hipertiroidismo," con el fin de ayudar a la función renal.

Requerimientos nutricionales de los gatos hipertiroideos.

Los gatos evolucionaron y adaptaron todos sus sistemas para comer y digerir dietas crudas naturales. Los gatos tienen estrictos requisitos de energía de las proteínas y de la grasa animal.  Si su gato viviera en estado salvaje, probablemente perseguiría y comería pequeños animales tales como aves y roedores.  El contenido de esta presa se puede dividir aproximadamente de la siguiente manera: 60-70% de proteínas, 30% de grasa, 5-10% hidratos de carbono. Tenga en cuenta los bajos niveles de carbohidratos en la comida diaria de los gatos que viven en su hábitat natural. Esto significa que los gatos tienen requerimientos muy bajos para los hidratos de carbono.  En otras palabras, ellos no los necesitan para sobrevivir. 
El síntoma más notorio que presenta un gato con hipertiroidismo es la pérdida de peso a pesar de que tiene un aumento del apetito.  El exceso de la hormona de la tiroides tiene efectos catabólicos en el cuerpo de su gato. Esto significa que el organismo del gato "come" del propio gato el tejido muscular con el fin de cumplir con las crecientes necesidades de proteínas que presenta en este nuevo estado.  Esta es la razón por la que la restauración y la conservación del tejido muscular en los gatos tratados por hipertiroidismo depende del consumo de una dieta con cantidades suficientes de proteínas de alta calidad.
Como los gatos con edad avanzada, absorben y metabolizan las proteínas con menos eficiencia, es extremadamente importante alimentarlos con proteínas de alta calidad, es decir, de origen animal, no a base de granos, así como una cantidad adecuada de proteínas. Las comidas a base de cereales, tales como el pienso seco y algunos tipos de alimentos enlatado, no son apropiados para cualquier gato.  Este tipo de alimento a base de cereales son aún más perjudiciales cuando se le administra a los gatos con hipertiroidismo.